viernes, 4 de enero de 2008

silicon valley

Una vez más, aprovecho la espera en el aeropuerto, esta vez San Jose Intl' para ponerme al día después de estos días en Silicon Valley. Thievery Corporation sonando en iTunes y con el traje ya descolocado después de 13 horas de visitas, presentaciones, coche y networking chungo, la rubia de enfrente no me quita ojo de encima… se le sonríe de vez en cuando. Ha sido intenso, muy intenso. Se han visitado 7 (+2) pesos pesados de Silicon Valley durante 3 días y se ha intentado aprender todo lo posible de este lugar.

Creo que intentaré describir cada empresa en posts separados, que me servirán para poner orden a mis ideas y dejo este para las impresiones generales.

HTBA ha dedicado bastante energía a organizar los eventos y se ha notado, por otro lado, las empresas, algunas más que otras, han dedicado recursos también para convencernos de que son la mejor opción, y en resumen, todo ha ido bastante bien para el grupo de 20-25 first years interesados en high-tech que hemos subido a norcal. El GPS ha acabado quemado después de tantas idas y venidas por el sistema de autopistas de Bay Area, hubieramos acabado quién sabe dónde de otra manera.

Silicon Valley
Silicon Valley es un sitio curioso. Al principio te sorprendes cuando empiezas a ver letreros de empresas cuyos productos usas a diario. Al cabo de un rato, ya no llama la atención ir conduciendo por la 101 o la 880 e ir dejando atrás Cytrix, Oracle, WebEx, Sun, Lockheed-Martin, Microsoft, Juniper, IBM (me acuerdo ahora)… una detrás de otra. De hecho, todo el sur de la Bahía es un inmenso parque tecnológico, un templo a la innovación, dedicación y concentración donde el único pasatiempo es, well, diseñar los productos que rigen el mundo tecnológico. Y poco más hay de qué preocuparse, a parte del tráfico.
Sus habitantes también son curiosos. Hay mucha movilidad entre las empresas y el perfíl típico es técnico, aquí son los reyes: como los financieros y I-bankers lo son en Wall Street. Es normal charlar con cualquier tipejo aleatorio –experimentado el otro día en el BART hacia sanfran- y descubrir que Tipejoh McAleatorio ha trabajado en Novell, Apple, dos startups dotcom, y que ahora busca lo último en Biotech o Nanotech.

Las ciudades
San Jose es un lugar curioso, la verdad es que en general no me ha parecido un sitio en el que no me gustaría vivir ahora mismo. Más o menos todas las ciudades del sur de la bahía de San Francisco son parecidas: muy suburbanas (en el sentido de residenciales), totalmente desiertas (costaba mucho ver gente por la calle) y tremendamente extensas y vacías. De hecho se parece más a San Fernando Valley en L.A. que a la compacta y ruidosa San Francisco, a pesar de estar solo a una hora de San Francisco downtown. Nuestro hotel, estupendo, por cierto, estaba en el centro de San Jose pero una noche que se nos ocurrió salir a comprar una botella de vino californiano para pimplardegustar en la habitación, nos costó muchísimo encontrar tiendas, gente, actividad. Muy aburrido, de verdad, no sé lo que haría si tuviera que vivir aquí y estuviera soltero (Disclaimer: ese hipotético estuviera no asume que no lo esté, ni que no lo esté). De hecho, creo que mi opción en caso de acabar aquí las 15 semanas de verano sería vivir en Santa Cruz, un pueblecito totalmente orientado a surf en el límite norte de la bahía de Monterrey. No me importaría hacer el conmute de una hora para evitar esa vida suburbana de San Jose, Sunnyvale, Mountain View o el sur de Bay Area en general.

El hotel
Este hotel solo podría estar en Silicon Valley. Genial, me ha encantado. Ojo a los detalles, totalmente orientado a male, geek, road-warrior, sofisticated

  • Despertador con dock para iPod en la mesilla
  • Equipo HiFi en cada habitación
  • Cables Ethernet, USB y Firewire de repuesto en la mesilla. Free wifi, of course, con impresoras NetDirect Y TAMBIÉN Rendezvouz (imprimir de manera sencilla desde mi macbook)
  • Línea cosmética masculina y de alta calidad (exfoliantes, acondicionador, y anteojeras incluídos)
  • Armario lleno de chocolate, patatas y chucherías
  • Colores verdes y marrones en alfombra, paredes y sábanas, como muy masculinos. Diseños geométricos, bastante europeo y moderno.
Todo esto por 100 la noche? You must be kidding me! La verdad es que teníamos 50% de descuento por ser Andersons. Bien HTBA, bien.

Uh oh, parece que hay problemas con mi vuelo.

1 comentario:

Aitor dijo...

Interesante... Espero con interés tus descripciones sobre las empresas visitadas.

Santa Cruz tampoco es gran cosa, ¿no? Me pareció muy turístico. Si encima vas en verano. ¿Y hacer el commute desde SF como gran parte de la gente que trabaja en el valle? ¿Demasiado caro?